El otro día me escribió alguien de un país de Latinoamérica. Me pedía que le instruyera en el sacerdocio druida, gato escaldado(1)que por favor le ayudara ya que en su país no hay nadie que pueda considerarse como tal, tan solo personas que dicen ser sacerdotes, algunos después de estar un par de meses como miembros de una web de una orden druida, recién comenzado su aprendizaje, y que claman que las iniciaciones y los ritos son una tontería….. No es la primera vez que recibo esta petición; realmente llevo ya unas decenas….

Dije que intentaría ayudarle, le recomendé bibliografía, la lectura de blogs, comenté la posible publicación de un manual de practicante…….pero poco más puedo ofrecer. Sinceramente, no me atrevo a instruir, hoy por hoy, a nadie de la zona.

El Gato escaldado huye hasta del agua fría…..

Hace años, siendo coordinadora de Druidnetwork, estuve brindando ayuda a un desconocido; el sujeto me hacía múltiples preguntas y yo le respondía, le aportaba información y explicaciones. Algunas preguntas eran extremadamente pueriles; me escribía con dos o tres cuentas distintas y casi a diario, pero estaba claro que se trataba de la misma persona. Más tarde me encontré con que el sujeto en cuestión, un tal Severino (Lugdag Tarannis era su Nick de entonces), había abierto varios blogs de druidismo, creado una pseudo-orden druida en Panamá, copiado y pegado numerosos artículos de mi autoría y de la de otros haciéndolos pasar por suyos, y autoproclamándose “Ollamh” (Maestro). El pasado año, tras dejarle en evidencia, este hombre se dedicó a difamarme con ayuda y apoyo de algunas personas supuestamente druidas de mi país, y se inició unla-papisa-juana movimiento “anti-Inquisidores del Paganismo” en el cual se atacaba, con el apoyo de paganos de Latinoamérica, a varios grupos legalizados de España que habían enfrentado y desenmascarado a este y otros sujetos, autoproclamados druidas. Ese personaje tuvo a bien otorgarme el título de “Papiza del paganismo” por, según él, mi ansiedad en controlarlo todo y ser la única representante del druidismo del mundo mundial. Mientras, unos aprendices de druida de mi país menospreciaban mi senda porque, según sus palabras “¿confiarías en alguien que ha aprendido a nadar distancia?”…. Añádase a todo esto que esos druidas apoyaban también a un personaje (Antonio Amarod) que nos insultaba, difamaba, y hacia escarnio y burla de nosotros, acosándonos y mandándonos privados soeces, misóginos e insultantes…

Hoy en día, el “Ollamh”, amparado por una orden on line que enseña por medio del envío previo pago de un CD a tu casa, se ha nombrado a sí mismo “Archidruida” y lidera una “Orden” en su país. Compadezco a los pobres buscadores que caigan en sus manos.

Después de estas experiencias, sinceramente, seré muy prudente en todo lo relacionado a tomar creidims de esa zona (aunque somos igualmente prudentes con los que nos solicitan ingreso desde España, no os creáis lo contrario) o en implicarme en los asuntos de los paganos de allá o de acá. Si debo tener guerra, la tendré por mi gente y mis creencias; se acabaron los tiempos en los que nos implicábamos en las guerras de otros. El precio es demasiado elevado.f03f6f54-917e-4662-ba0d-fb2f9d33336e

Podéis estar seguros de que siempre habrá alguien dispuesto a venderos cursos on-line para llenarse los bolsillos; no faltará quien os los ofrezca, aunque luego se diga que no se puede confiar en los conocimientos de quien aprende a nadar a distancia……. Sed prudentes.

Quizá, con el tiempo, las cosas cambien. Sinceramente lo deseo, pues opino que todo el mundo tiene derecho al conocimiento y a poder poner en práctica sus creencias, y que la única contrapartida debe ser el esfuerzo o, en su defecto, un pequeño pago por las horas que dedica el mentor, tal como hacen algunas líneas paganas. Aunque visto como está el panorama, lo veo muy difícil….

Prefiero centrarme en mi Clan, no tengo deseos de “conquistar” otras tierras, ni de crear nuevas arboledas ni de expansionarme ¿Para qué? Se está muy bien con la Tribu….

Nota: quede claro que no tengo nada contra la Orden a la que hago mención si no contra aquellos miembros que aventaron el fuego de la discusión y dieron alas a los difamadores.

Anuncios